fbpx

La mujer en la Guardia Civil

Después de varias décadas España abrió las puertas a todas aquellas mujeres que estuviesen interesadas en ingresar en la Guardia Civil y en las F.F.A.A. (Fuerzas Armadas).

El Real Decreto Ley de 22 de febrero del año 1988, admitió durante ese año el acceso a las pruebas selectivas a todas las mujeres que sentían vocación por la Benemérita.

Fue exactamente en ese mismo año cuando 197 mujeres ingresaron en la Guardia Civil, de un total de 2.817 mujeres que se presentaron a los procesos selectivos de aquella época.

Fue la 94º promoción cuando llegaron a la Academia para formarse, las instalaciones estaban únicamente preparadas para los hombres y tampoco existía vestuario para ellas, así que durante ese año esta primera promoción de féminas pertenecientes a la escala de Cabos y Guardias Civiles tuvo que vestir con uniformes masculinos.

Ocurrió un años después, cuando se publicó la Orden General núm. 54 de 12 de abril de 1989, sobre uniformidad y cuidado personal de la mujer Guardia Civil.

La primera mujer con cargo de oficial, obtuvo  el empleo de Teniente después de realizar la formación de la Escala de Oficiales de la Guardia Civil durante cinco años en la Academia General Militar de Zaragoza en el año 1998.

Veinticinco años después de que se aprobara el Real Decreto-Ley del 1988, de una plantilla de funcionariado como es la Guardia Civil con más de 80.000 efectivos, actualmente existen un total de 5.500 mujeres en activo en diferentes escalas, representando aproximadamente un 2,7 % en la escala de Oficiales, un 2 % en la escala de Suboficiales y tan solo un 7,6 % en la escala de Cabos y Guardias. Sin embargo en otras fuerzas de seguridad como la Policía Nacional, con 12,7 % o el 5,29 % en el Ejército, existen porcentajes más altos de mujeres que los pertenecientes a la Benemérita.

En la actualidad las mujeres en la Academia de Baeza (Jaén) disponen de una compañía exclusivamente para ellas, estando situada en la llamada parte superior de la Academia y donde se encuentran a las órdenes de mandos femeninos con rangos de oficial y suboficial, para pasar revista y controlar las tareas asignadas del interior de la compañía.

Desde las aulas de estudio, ejercicios de tiro o gimnasia se combinan distintos adiestramientos junto con varones.

Cada vez más, existe la necesidad en los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y más concretamente en la Guardia Civil. Donde la escasez es alta y se necesitan cada vez más para realizar trabajos de cacheos a mujeres, trato con mujeres víctimas de malos tratos, etc.

En la actualidad muchas de ellas, conducen una motocicleta de la Agrupación de Tráfico, helicóptero o incluso unidades de élite.

leave a Comment

Your email address will not be published.*

X